3 dic. 2009

Mi primera enamorada

Eliana
Fue toda esa presión la que no me dejaba. Ella venia hacia mi y yo la veía ahí parado entre las sombras de los árboles. Tenia trece años y ella catorce. Me sonrió y sentí entonces un nudo en la garganta y esos escalofríos azules.
Sabia lo que quería, lo que sentía, y lo que no sentía. Romper su corazón no seria justo. Habíamos compartido años de estudio, de confianza de cariño y amistad. A los cinco años jugábamos al papá y a la mamá , a la familia, a la casita y cuando íbamos a la escuela a los siete años ella tomaba mi mano para cruzar la pista.
Siempre supe que ella me quería mas de lo que una amiga cualquiera lo haría. Ella me amaba.
De pequeña peleaba con la otras niñas para que no se me acerquen y peleaba también con los niños para defenderme cuando yo me peleaba. Me invitaba sus galletas y sus caramelitos y me escribía notitas con crayones rojos y naranjas.
Nunca le dije “TE AMO” sintiéndolo así, pero la amaba. Tal vez no como ella quería pero su sonrisa tenia algo que me había seguido desde que la conocí cuando lloraba en kinder y ella me invitaba su lonchera. Era para mi la hermana que nunca tuve.

Ella tenía un problema y su problema siempre fui yo. Siempre creyó ver en mi lo que no podía ser. Su futuro brillante, el esposo de nuestros juegos de niños, el que siempre estaría con ella para llorar cuando sus padres peleasen o cuando se muriera su hámster.
Nosotros nos casaremos decía y yo me sonrojaba entre sonrisas de inocencia tal vez creyendo que así tenía que ser en el futuro.

Cuando yo tenía trece y ella catorce, me dijo “Augusto, nosotros ¿qué somos?”. Sus grandes ojos negros me tocaron. Yo lo sabía pero no podía. Había pasado mucho tiempo y yo solo atiné a tomar su mano. Yo temblaba. Recuerdo que no podía verla a los ojos. Bese su cabeza, “Lo siento” le dije y me fui perdiéndome al doblar la esquina.

Pasaron muchos días. Era verano y el sol no me sacaba de casa y yo no me movía de mi sillón. Ella ya no pasaba a verme y yo la extrañaba mucho. Me sentía culpable pero yo sabia que ella para mi solo seria una amiga. Así lo pensé, así sería... así quise que fuera.

Un viernes me animé a llamarla. Sus primas me habían dicho que ella había llorado mucho por mi causa pero cuando le propuse salir a caminar ella aceptó y colgó sin darme importancia y con voz indiferente. “Me odia” pensé pero al vernos hablamos tanto aquella tarde. Recordamos nuestros juegos de niños, comimos helados, saltamos los cuadros de las veredas, arrancamos las flores de la señora de la esquina y cuando nos sentamos en el parque tomé su mano y sin pensarlo le pedí que fuera mi enamorada. Fue extraño, tonto, imprevisto, estúpido y muy injusto.
Ella sonrió y me abrazo con mucha fuerza. Estaba llorando y yo me sentí miserable. “¿ME AMAS?, me preguntó. “Sí” le dije “Te amo” pero mis palabras sonaron vacías dentro de mi. Ambos entendíamos cuan grandes eran esas palabras y aunque solo teníamos trece y catorce años yo sabia muy dentro de mi que mentía, que era un falso miserable y que quería llorar, salir corriendo y no tener que hacerle eso a quien en verdad no merecía ser engañada. Alguien que había visto en mí mas que un atractivo físico sino que desde pequeños vio lo que estaba dentro sin darse cuenta de lo que ocultaba.

Yo fui su primer enamorado, el que marcó su vida involuntariamente. No se si debió ser así, no creo en el destino. Yo me esforcé para hacerla sentir lo mas dichosa posible mientras yo no lo era. En mi corazón había alguien mas y mis conflictos y confusiones me restregaban en la cara que aquélla persona no podía ser un chico. Peor lo era y por causa de eso cada noche mi almohada recibía mis lamentos y sentado en mi cama cada noche rompía en lagrimas pensando en aquel chico que lamentablemente también era amigo suyo.

Yo le di su primer beso. No diré que mientras la besaba pensaba en el, la verdad no pensaba en nada. Nos sentía mas que un dolor inexplicable que acabaría conmigo y con ella si no se lo decía pronto, pero siempre fui cobarde y no fue por mi boca que lo supo. El se lo dijo, su amigo, y cuando volvió a mi para negarlo todo simplemente no pude hacerlo y destrocé su corazón sintiéndome mas miserable aun, una completa basura.

Jamás me volvió a hablar. Cuando intentaba acercarme simplemente me ignoraba. Ella me amó y me amó tanto que nunca le contó a nadie lo que le hice y calló para que nadie se enterara lo que había entre “su amigo” y yo.

Hoy después de mucho la he vuelto a ver en el hospital. Hoy tiene 19 años y por eso es que escribo sobre ella. Me enteré que espera a un niño, que sin duda, yo no conoceré jamás.

17 comentarios:

María Luz • dijo...

asu! que buen final!, pero al menos jugaron a la mamà y al papá de pequeños :), que quede como un buen recuerdo.
Buen Post (y)

Didier Estrada dijo...

Wow, que relato tan extraoridnario, es una buena narracion y una linda y melancolica historia sin duda
suele pasar que hay alguien que te quiere tanto, y a quien tu tambien quieres, lastima que no es la misma forma...

a mi me ha pasado con una amiga, ya mas grandes, ella decia amarme, yo sólo alcanze a quererla como amiga. hoy seguimos siendo amigos, es la mujer que se estará a mi lado siempre, por la cual pudé conocer el amor de una mujer..

Saludos

Lemon Guy dijo...

A la m! osea bueno aguanta q me quede así pensando. Tu sabes q esto se parece demasiado a la historia de mi ex? uhmm pero bueno ... lo que no entiendo es por que no conocerás jamas al bb?

Ale dijo...

Malo xD!

Pero lo estas pagando xD

Tu si que tienes buena memoria GUS, yo nisiquiera me acuerdo del Kinder me acuerdo de segundo grado pa arriba :S

Saludos.

Evy~ dijo...

Maniis! Me hiciste llorar!
que bonito relato ;__;!
u__u! ps si que la pasó mal pero en algun momento en nuestras vidas siempre sucede que tenemos que decir "NO" aunque nos duela.. u_u!
pero no creo que seas un maldito n__n!
porque a pesar de que las cosas no resultaran lo intentaste ^^
ánimo manito :) sonriele a la vida :)
un abrazo ^^
cdtt !

**LeCieL** dijo...

awwww... T.T
puxa hermanitoohhh k kede como un lindo rekuerdo,y ojala eia aluna vez te perdone y te comprenda =D

JAIME dijo...

broder que fuerte, pero tan chiquito ya sabes ¿q te gustaba?
pobre ella, peor por una parte mejor, q tanto ibas a seguir mintiendo por pena, a veces uno hace eso con la mejor de las intenciones pero uno se equivoca pues

Damian dijo...

q linda tu amiga, debiste decirle de verdad desde el comienzo, el engaño fue lo q la distancio

Kevin Kendall dijo...

cuando lo lei en tu facebook lo hacia con una cancion de bjork fue chevere.

damian tiene razon.

nos leemos GuS!

Sandra dijo...

yo no se porke la gente valora tanto las primeras veces, yo no le veo gran cosa.

en fin,
supongo que en el fondo, es bonito tener recuerdos.


poder mantener recuerdos, debe ser magnifico.

Alexandro dijo...

¡Qué maldito! No x el caprichoso desenlace, sino x taparle la cara (¿proteccion al menor de edad?).

Rino dijo...

Wow que historia tan interesante y bien relatada.

Santiago dijo...

puxa.... xq nunca conocerás al bebé??????????? tengo esa duda...

En fin, al menos sabes que quieres ahora... esas dudas ya no circulan x tu cabeza

Cuidate.

Pumara dijo...

que lindo ,q pena tu amiguita pero ya fue pues anda da tu el primer paso, ya lo habra asimilado
besos

GuS dijo...

Pumara: El primer paso? ella me sigue odiando.. o no se.. creo ke es mejor dejar las cosas asi.. en el hospital a penas me mirò...

deshaciendo-flores dijo...

Cielos!
qé increible todo aquello que te sucede "Gus",
nunca encontré tanto sentimiento y tan buena forma de contar las cosas,
a veces pasa en la vida que las cosas se dan de una forma medio extraña donde uno sin querer daña a otra persona, no porque a uno se le da la gana, sino porque escapan de nuestras manos, decir la verdad desde un primer momento fue tu error, pero lo hecho... hecho está y por más qe nuestro corazón quiera arreglar las cosas nada se puede hacer, pero bueno,
amé tu blog,... espero qe postees pronto, un beso y un super abrazo, cuídate.

Anónimo dijo...

No me parece justo... sufrió y no se lo merecía, no debiste de haberle dicho que la amas y aun así pensar en su amigo..no comparto esta experiencia contigo, yo no quise tener novias y tampoco usar a una como pantalla, u.u Gus esas cosas al final nos hacen reflexionar y nos hacen mas fuertes, no es bueno estar o tener una relación por lastima o creer que puede llenar algún vació interno como me lo dijo un buen amigo "PARA PODER AMAR A OTROS UNO DEBE DE AMARSE A SI MISMO" trato de aprender eso cada día por que no es fácil cuando uno aun tiene algunos fantasmas del pasado que lo persigue .. un abrazo